La física cuántica nos explica cómo la realidad que nos rodea la creamos nosotros mismos, lo cual quiere decir que, por ejemplo, una silla está ahí porque el observador lo hace posible.

Estamos sumergidos en una experiencia con los sentidos. Vemos, olemos, probamos, tocamos porque estamos inmersos en nuestra realidad de una forma sensorial.

El cerebro procesa 400.000.000.000 de bits de información por segundos pero solo somos conscientes de 2000 bits. Eso significa que la realidad se crea en el cerebro todo el rato.

Tenemos el cerebro conectado de forma que solo vemos lo que consideramos posible. Combinamos patrones que ya existen en nosotros mediante el condicionamiento.

Nosotros creamos la realidad. Somos maquinas productoras de realidad. Estamos todo el rato creando los efectos de la realidad.

Cada uno de nosotros afecta la realidad que vemos.

En el siguiente video se explican los “Mensajes ocultos del agua” del Dr. Masaru Emoto que dicen que nuestros pensamientos afectan a nuestro cuerpo físico.

Me despierto por la mañana y conscientemente creo mi día tal y como quiero que ocurra. De la nada ocurren cosas pequeñas, inexplicables, son el resultado de mi creación. Y cuando más hago eso, más construyo una red neuronal en mi cerebro, por la que acepto que eso es posible.

Fuente:¿Y tú qué sabes? Dentro de la madriguera.