Padres y educadores tenemos responsabilidades sobre lo que hacemos y lo que no hacemos. Ejercemos de guía, somos un ejemplo. Niños y adolescentes nos modelan, nos copian desde que son bebés y repiten nuestro comportamiento, nuestros patrones de conductas.
No podemos exigir a nuestros hijos no gritar si estamos constantemente gritando con nuestra pareja, a nuestros padres, etc…
Cómo les vamos a exigir no fumar, no beber, no tomar drogas, si fumamos como carreteros, bebemos en todas las comidas, y tomamos pastillas para casi todo…

Seamos congruentes y responsables en nuestros actos y palabras antes de exigirles a ellos que lo sean.