Y preguntaban los chamanes y sabios si alguien enfermaba:

¿Cuándo dejaste de cantar?
¿Cuándo dejaste de bailar?
¿Cuándo dejaste de contar historias?
¿Cuándo dejaste de sentirte cómodo en el dulce espacio del silencio?